Un diario de conciertos

Fleet Foxes (Sala La Riviera, Madrid, 25/11/11)

La atonía folk de Fleet Foxes en La Riviera

El sexteto de Seattle calca los arreglos y las armonías vocales de sus discos en un directo sin capacidad de conmover.

Concierto: Fleet Foxes

Lugar: Sala La Riviera (Madrid)

Fecha: 25/11/11

Precio: 28 euros

Asistencia: 2.500 personas (lleno)

Esta es la clase de crónica que, de verdad, detesto escribir. Cuando un concierto te parece brillante o terrible puedes teorizar sobre él con cierta pasión, si bien por motivos distintos; pero es mucho más difícil hacerlo de un espectáculo mediocre que solo te ha producido indiferencia. Esa es la tesitura en la que me encuentro, intentando decir algo sobre un recital tan romo como el de Fleet Foxes en Madrid.

El problema con este grupo es que su música no es comunal: está pensada para ser paladeada en la intimidad por amantes del indie-folk, de las armonías vocales e incluso del rock progresivo. Y también habrá a quien esas canciones le parezcan insoportables cantos de ballena o música para embarazadas de las que se cuelgan cascabeles al cuello para torturar al feto. Sea como sea, trasladar esas atmósferas sonoras al directo presenta un problema: la mansedumbre de los temas acaba por convertirlos en el hilo musical de las divagaciones mentales y las charlas ausentes de sus espectadores.

Y mira que estos eran anoche bienintencionados: guardaron un silencio reverencial desde el principio, chistaron a todo aquel que osaba romperlo y aguantaron con paciencia las pausas entre canción y canción. Abundaban las camisas de cuadros y las mejillas hirsutas, y la media de edad deambulaba por la treintena, por encima de la de los mismos músicos (mal asunto para aspirar a una carrera longeva). Algunos de esos espectadores quedaron embelesados por las melodías, pero a mi alrededor también pude observar unas cuantas caras de gente que ya estaba pensando en cómo cazar un taxi a la salida.

Se comprende. En el escenario había poco que contemplar, pues la mayor parte del tiempo los músicos permanecieron en la penumbra, sin ningún cañón frontal que nos mostrara si realmente eran ellos o unos sustitutos apañados (es un milagro que esta crónica tenga foto). Solo el cantante Robin Pecknold gozó en algún momento del privilegio de los focos, el resto se limitaron a ser siluetas comparsas al pie de una pantalla con proyecciones psicodélicas. Y como esas siluetas no eran particularmente animadas, al cabo de un rato te preguntabas a ti mismo: “¿para qué narices estoy mirando?”.

En cuanto a la música, la banda picoteó de su primer EP y de sus dos álbumes, interpretando el segundo, Helplessness Blues, prácticamente íntegro. Daba un poco igual qué tocaran, porque las canciones no parecían ordenadas con ningún propósito dramático concreto: te gustara o no lo que estabas oyendo, ese era el estado de ánimo que ibas a mantener durante la exigua hora y media de concierto. No me siento capaz de señalar un momento memorable que sobresaliera por encima del resto. La impresión era que todo se iba borrando sin dejar huella según sucedía. A medio concierto, súbitamente, recordé que ya había visto antes en directo a Fleet Foxes abriendo para Neil Young (algún promotor perverso quiso ver lazos entre los artistas. Quizá sí, si expurgas la rabia del sexagenario canadiense a la que no se acercan ni de lejos estos veinteañeros), y comprendí que ese es el destino que le espera a la comparecencia madrileña de los de Seattle en las mentes de muchos de sus espectadores: el olvido absoluto.

El sonido fue decente (para los cánones de La Riviera, diría que incluso bueno), así que, quien quisiera apreciar la capacidad de Fleet Foxes para calcar los arreglos y las armonías de sus grabaciones, pudo hacerlo; en cambio, quien pensara que iba a sumarle a estas la energía propia de un directo, se llevaría un buen chasco. Mi impresión es que este sexteto comandado por un cantante vegano no puso toda la carne en el asador. Si tuvieron una noche poco inspirada o esa es la tónica general de sus recitales, con franqueza, espero no tener que averiguarlo.

Anuncios

Una respuesta

  1. Desde ese momento, y hasta enero de 1941, Segovia comenzó a recibir los env os por correo que le hac a Ponce con los avances de la obra.

    5 enero, 2012 en 8:13 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s