Un diario de conciertos

Pretenders (Sala La Riviera, Madrid, 01/07/09)

Siguen empeñados algunos medios en convencernos de que Pretenders es una banda, cuando todo el mundo sabe que Pretenders es Chryssie Hynde. Es verdad que aún cuenta entre sus filas con el batería original Martin Chambers, pero éste ni siquiera ha grabado en el último disco (cito textualmente a Chryssie: “Martin es el más entretenido batería de rock del mundo, por supuesto, pero Jim Keltner es un alquimista, un mago. Quería un estilo diferente para el álbum y Martin no tuvo problema en dejar su puesto a Jim para este proyecto”. No sé, no me imagino a Charlie Watts o Larry Mullen Jr. cediendo las baquetas sin más al primero que pasa…). Pretenders es una banda de la misma forma en que lo son Revólver o Jarabe de Palo, es decir, el proyecto de un solo hombre. O mujer, en este caso.

 

Pretenders hace un cuarto de siglo:

 

Hace seis años, Pretenders telonearon a los Rolling Stones en su concierto en el Vicente Calderón, pero el colapso habitual a las puertas hizo que me perdiera su actuación: fue frustrante escucharlos desde fuera del estadio. El pasado sábado tocaron en el festival Hard Rock Calling de Londres el mismo día que Neil Young, pero a una hora tan temprana (¡las tres y media de la tarde!) que yo mismo renuncié a verlos. Había olvidado que tendría una nueva oportunidad en Madrid cuatro días después. La noche del miércoles me acerqué a La Riviera para ver por fin a la escurridiza Chryssie Hynde; compré la entrada en taquilla, algo arriesgado de hacer en la capital porque casi todos los conciertos completan su aforo semanas antes. Ah, qué arte perdido el de improvisar sobre la marcha… Casi ocho meses llevaba sin pisar La Riviera por culpa de su clausura del pasado otoño, y además de los cambios evidentes (nuevas salidas de emergencia y una iluminación verdosa que la asemeja a la imagen corporativa de su competidora, la sala Heineken), la encontré diferente: supongo que es la misma ilusión óptica que ocurre al volver de unas largas vacaciones, tu casa sigue igual pero parece más pequeña. Lo que no ha cambiado es la ruin estratagema de cortar el aire en los conciertos para que la gente consuma más. Se conoce que la refrigeración de la sala un 1 de julio no va incluida en el abusivo precio de las copas.

 

Pretenders el sábado pasado (literalmente):

 

Quizá quedaran medio centenar de entradas por vender, pero La Riviera lucía aparente con dos millares de seguidores del grupo que frisaban en su mayoría la cincuentena. Algo más jóvenes, en todo caso, que la misma Chryssie Hynde, que había pedido al público mediante carteles que no la grabaran ni fotografiaran durante el concierto: un extraño gesto de coquetería para una rockera tan cool y bien conservada como ella. Créeme, Chryssie, serías la primera en mi lista si tuviera en mente acostarme con una mujer que prácticamente me duplique la edad (dudo mucho que el interés fuera recíproco, pero bueno, ese es otro tema). Chryssie, el “entretenido” batería Martin Chambers y los otros tres músicos de la siguiente generación que los acompañan se dejaron ver a las diez menos veinte. Durante los siguientes cien minutos, desgranaron sin pausa un repertorio que bebía tanto de su nuevo trabajo Break up the concrete como de los éxitos del grupo.

 

En realidad, lo de menos fueron las canciones. Como buena show-woman, Chryssie sabe que todas las miradas están puestas en ella, y no defrauda. Desde su encantador corte de pelo ramoniano y su rocambolesco vestuario a capas (camiseta, corbata de nudo flojo, chaleco abierto, levita, todo muy fresquito, sí) hasta sus poses rockeras de manual con un punto sexy, pasando por su inconfundible voz, Chryssie Hynde domina el escenario con la soltura propia de quien se sabe dueña y señora del mismo. Como debe ser. La guitarra en su caso no es tanto un instrumento como un ornamento (ya hay dos excelentes guitarristas para hacer el trabajo sucio), e incluso a veces se libera de ella para acercarse más a las primeras filas, micro en mano. La complicidad establecida con sus fans en La Riviera hizo que estos se dejaran las palmas aplaudiendo al final de cada canción.

 

 

Don´t get me wrong sonó a los cuarenta minutos con arreglos prácticamente idénticos a los de su versión original. Hay temas cuya producción no necesita ser actualizada, mejor que se queden como están, y éste es uno. Poco después tocaron un cover de Forever young con bastante más sentimiento y delicadeza que los que le pondría nunca el actual Dylan; en mi opinión, la bordaron. También les quedó emocionante I´ll stand by you, un tema que está al límite de la cursilería pero se detiene justo antes, en la zona del placer culpable. En su interpretación pudo explayarse Chryssie Hynde con sus capacidades vocales. Y así, saltando sin problemas del pop new wave al rock “clashiano”, con puntuales paradas en el rockabilly más ortodoxo y el country menos indigesto, los Pretenders del nuevo siglo nos hicieron pasar un muy buen rato a todos sus espectadores madrileños, seguidores o no de su obra. Si además reparas en que la banda tiene cinco conciertos más por España en los próximos seis días, no cabe otra que estar de acuerdo con Neil Young cuando afirma: “Chryssie Hynde es una rockera, lo lleva en su corazón. Estará dando guerra hasta desplomarse”. Palabra de Neil.

 

Jota78

Anuncios

3 comentarios

  1. Carlos

    Impresionante concierto aqui en Tenerife, ayer Lunes, por cierto vas a hacer la crónica de Fpgerty aqui? irás al concierto?
    Un abrazo desde las Canarias

    8 julio, 2009 en 12:50 am

  2. Hosti tu, a mi el Stand by You me gusta un montón. Es cierto que tiene ese tono meloso, pero no sé, creo que es una composición notable. Yo a estos les he visto dos veces, siempre de teloneros de alguien: en 1995 de Van Halen y en 2003 de los Stones (yo sí estaba dentro, fui temprano para saludar a Mick, jeje), y ambas veces me gustaron, pero aunque son un grupo que me recuerdan a mi infancia y me provocan bonitos sentimientos, tampoco nunca he sido seguidor suyo. Tengo por ahí un grandes éxtios que alguna vez pongo, pero poco más. ¿Tocaron Human? Toda una canción pop noventera, de diez.

    16 julio, 2009 en 1:20 pm

  3. Pingback: Lucinda Williams (Sala Joy Eslava, Madrid, 18/07/09) « Si la tocas otra vez…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s