Un diario de conciertos

La Frontera (Sala Caravan, Madrid, 11/12/08)

Hubo un tiempo en el que pareció que toda España bebía Jack Daniel´s en lugar de DYC. Fue justo en el momento-bisagra entre los 80 y los 90, cuando varias bandas se empeñaron en convencernos de las virtudes de un idealizado american way of life. Unos se movían claramente en el terreno de la autoparodia, como Dinamita pa los pollos o Tennessee; otros apostaban por la estética y el sonido rocabilly, como Los Rebeldes; algunos loaban las virtudes de conducir vehículos pesados por las autopistas, como La Guardia, los primeros Revólver y, claro está, el Loquillo de Quiero un camión, versión A por ellos; y después estaban La Frontera, que tenían un poco de cada. Todos ellos pusieron su granito de arena para hacernos creer que la península era un eterno entrechocar de jarras de cerveza y que las reyertas a puñetazos en tabernas de mala muerte molaban tanto como las de la aldea gala de Astérix.

Y ahora dime que exagero:

…y los que nos ocupan…

La Frontera sacó su primer disco en 1985, y durante una década hizo las delicias de las fiestas de los pueblos gracias a una concatenación de mini-hits realmente espléndida: Judas el miserable, El límite, Si el whisky no te arruina, las mujeres lo harán, Pobre tahúr, Juan Antonio Cortés, etcétera. Country-rock en castellano a toda mecha con el que patear el suelo y gritar ¡Yeeeah! a placer sin sentirse idiota por ello. Al menos, mientras duró el éxito y la juventud. Como bien saben los publicistas, la presentación del producto a veces vale más que el producto en sí, y La Frontera 2008 roza la vergüenza ajena, no por la banda (que sigue siendo muy solvente), sino por el contexto en el que se ve obligada a presentarse.

 

El Caravan es uno de tantos bares oportunistas de Madrid dispuestos a explotar la fiebre-revival de los 80. Sus paredes están decoradas con imágenes de la época, tanto portadas de discos de bandas españolas como logotipos de películas famosas; pero la pobrísima definición de tales imágenes delata su “googlelesca” procedencia. La selección musical es la que puede esperarse de un bar tan advenedizo como éste. Lo mejor que tiene el Caravan son sus espectaculares camareras, que rebajan con mucho la media de edad de la clientela. Como reclamo, el Caravan ofrece conciertos de grupos de la época de caché asequible (para los interesados, el 26 de este mes actúa Tennessee).

 

El cuarteto liderado por Javier Andreu se asomó al altillo (llamarlo escenario es decir mucho) del Caravan a las once y veinte. Había dos clases de espectadores: los invitados y los que habíamos pagado seis euros en Atrápalo por una entrada que incluía una copa. En total éramos poco más de cien. A pesar del cacofónico sonido, que se cebó especialmente en las voces, y de la mala visibilidad desde cualquier punto del bar, el público recibió calurosamente a La Frontera y estuvo entregado durante todo el concierto. Aunque no cabía esperar menos de los parientes de los músicos, claro.

Otros tiempos:

 

Lo mejor que se puede decir de La Frontera es que, guste o no, tiene un sonido propio. La voz, las guitarras o la armónica suenan exactamente como uno espera que lo hagan en esas canciones. Los tempos marcados por la base rítmica siguen insistiendo en dibujar ese paisaje sonoro tan americano, y no tiene sentido criticar eso: sería como molestarse porque Chavela Vargas haga rancheras o los Mojinos Escozíos rock cazurro. Lo malo es que los géneros acaban siendo un corsé, y Javier Andreu está condenado a no salirse de los confines de la imaginería del western (la cantina, la partida de póquer, la botella de whisky, el rifle, la horca) para no defraudar a su público.

 

No obstante, ha llegado el momento de plantearse si La Frontera tiene algún público. Habiendo paladeado el placer de tocar para grandes audiencias, no tiene que ser grato hacerlo para un centenar de nostálgicos en bares como el Caravan. Siguiendo la máxima de John Ford que reza “jamás problemas, sólo oportunidades”, Andreu debería sentirse libre para hacer lo que le venga en gana. ¿Por qué no tantear otros géneros, lanzarse a la piscina, intentar algo nuevo? La perspectiva de seguir tocando Pobre tahúr con sesenta años no es, de todas formas, mucho más apetecible.

 

Cuarenta minutos después de iniciar el concierto, La Frontera se bajó del escenario para un descanso de quince minutos porque, como dijo Andreu, “es lo que hay”. Las canciones de Loquillo o Los Ronaldos que sonaron por los altavoces en ese intermedio fueron tarareadas con más energía por los presentes que las propias de La Frontera en vivo. Ambos hechos me parecieron sintomáticos: que la banda tuviera que amoldarse a la política empresarial de un bar mediocre y que a su público no le costara desconectar al instante del espectáculo que estaba viendo. Después de otros cuarenta minutos de música, Javier Andreu finiquitó el concierto sin miramientos. Curiosamente no sonó No vuelvas sin ella, único hit del grupo en este siglo gracias a su utilización en una campaña televisiva relacionada con un evento deportivo (si la frase suena un poco rebuscada es porque soy incapaz de recordar si se trataba de la Eurocopa, la Copa Davis o el ascenso a primera división del Albacete Balompié).

 

La Frontera tiene solvencia y dignidad, pero el futuro se presenta negro para ellos. Por utilizar una metáfora propia de su cancionero, les quedan pocas balas en la recámara y han empezado a cavar su propia tumba. El talento contenido en este grupo debería emplearse en propósitos artísticos algo más elevados que animar a la parroquia del Caravan (pijas, ejecutivos trajeados, etcétera) los jueves por la noche.

 

Jota78

Artículo relacionado:

Los Rebeldes (Campo de fútbol de Tobarra, Albacete, 17/08/08)

Anuncios

16 comentarios

  1. jotaminuscula

    Eurocopa, Jota…era la Eurocopa y, por supuesto, volvieron sin ella.
    No estoy de acuerdo en el encasillamiento de La Frontera: yo los descubrí cuando ya apuntaban hacia abajo (tambien empecé a escuchar a Heroes cuando sólo existía Bunbury) y editaron La Rueda de Las Armas Afiladas. En éste, que tuvo dos singles cuarentables (“Arenas de Samarkanda” y “La posada del Dragon”) ya se salían de la parafernalia del western y abordaban otras temáticas, eso sí no muy alejadas de los ambientes de la literatura juvenil: la ley seca, las mil y una noches, el Londres de Jack el destripador, la literatura fantastica, las casas encantadas…

    Pero claro, todo desde un punto de vista algo adolescente: es posible que lo que les falte sea madurez, no variedad de registros….

    13 diciembre, 2008 en 9:41 pm

  2. Nico

    Creo, Jota78, que no tienes ni idea de lo que hablas cuando dices que La Frontera sigue encasillado.

    antes de explicarte por qué, quiero llamarte MENTIROSO. No sé si estuviste en Caravan el 11 de diciembre, pero muy mala memoria tienes (o muy mala leche) cuando dices que la gente coreó con más ganas las canciones del intermedio que las del concierto. Tal vez te quedaste sordo del jaleo que se montó cuando se anunció que la siguiente canción era “El límite”, o te quedaste abrumado por los arpegios velocísimos del final de “Tren de medianoche”. Lo ignoro.

    Y ahora te comentaré por qué hablas sin saber de un grupo, a tu juicio, encasillado e incapaz de salir de esa dinámica de rockabilly y western. Por lo que escribes, está claro que no has escuchado los discos que ha sacado en solitario Javier Andreu (Libro de cuentos, por ejemplo). En ellos no hay rastro del estilo de La Frontera. Tampoco has escuchado (normal, pues no han salido a la venta) unas maquetas que iban a ser el próximo disco de Javier Andreu (El hombre que sabía demasiado). En él se alejaba del Salvaje Oeste para sumergirse en el Rag Time. Un cambio de aires de esos que dices que La Frontera no tiene.

    Y, por último, ¿de qué sirve cambiar de estilo si lo que haces te gusta de verdad? La Frontera no quiere acabar en la lista de los 40 principales, al lado de “cantantes” de tres al cuarto que no rozan ni de lejos el arte de hacer música. La Frontera no quiere acabar como Dover (a quienes tengo una admiración tremenda), que cambian de ser el referente Grunch de España a uno más del montón con su último disco, más popero o electrónico. La Frontera “no quiere” vender discos. Quiere que la gente que le escucha disfrute haciéndolo. sólo por un fan entregado merecería la pena seguir adelante.

    Y otra cosa más, para ahondar en tu ingente desinformación e ignorancia. El concierto de La Frontera en Caravan se anunció en 2 lugares: en la web de la sala y en la puerta de la sala. En la web de La Frontera sólo s anunció un par de días antes del concierto. De ahí que la afluencia de público no fuera tan grande.

    Feliz año

    5 enero, 2009 en 8:11 pm

  3. soce

    estoy completamente de acuerdo con nico y si quieres te doy mas ejemplos de gente que por no encasillarse como decis, se ha estrellado el la mas profunda mierda como por ejemplo hueco, mira el grupo que tenia y ahora cantando “pa ti mulata”
    la frontera hace que te guste la musica y si eso es lo que te gusta el resto no importa, ellos tocan para disfrutar tocando ellos tocan para que a la gente que le gusta la musica salga del concierto con la boca abierta (como paso en la sala caravan en diciembre) ¿¿¿porque van a salirse del tipo de musica que hace que todas las mañanas te entren ganas de coger una guitarra una armonica y ponerte a tocar???, ¿¿que mas quieres??. ellos no quieren tener a 13 añeras llorando y pegandose entre ellas para conseguir una gota de sudor del cantante bajista guitarrista o bateria, no, ellos quieren gente que escucha musica, gente que le gusta la musica, y no gente que le gusta la moda, (escucho esto para ser el mas cool de mi pandilla),

    por conclusion, si es la pasion de su vida??? porque venderse a algo que no es su pasion??? acaso comes mierda porque llevas comiendo 30 años filetes de cerdo??? pues si te gusta esa musica porque cambiar a otra

    feliz año a todos agur
    ¡aupa la frontera!

    7 enero, 2009 en 12:31 am

  4. soce

    ADEMAS en cuanto a lo de los pequeños escenarios es mejor que sea pequeño escenario ¿que pasa que por llegar a la fama, a la cumbre, ya no puedes tocar como en antaño???, como cuando eras un chaval con una guitarra colgada al cuello y un par de colegas inberbes con el resto de instrumentos.
    los grupos son como aveces las mujeres y los hombres, que de lejos hay algun@s que parecen que estan buenisimos y cuando te acercas son un callo, y al reves, que parecen que son un callo y cuando te acercas ves mejor los detalles que hacen que te enamores de esa persona, pues en la musica pasa lo mismo, es mejor conocer el grupo de cerca, para darte cuenta de que lo vives mejor, de que te gusta mas, de que lo sientes mas cercano. que estan tocando a tu mismo nivel, y que no les estas viendo atrapado contra una reja acordonada por seguratas, y el escenario a 15 metros del suelo a 10 metros de distancia.
    yo prefiero un grupo de musica que haga de todo, a, como decis, que se encasille, no te puedes quejar de que un grupo se encasilla en una musica, cuando te gustan los grupos que se encasillan en un tipo de escenario y si no tocan en uno con esas cualidades no tocan o no saben hacerlo.

    pongo un ejemplo: me lo pase mil veces mejor en el concierto de Soziedad Alkoholika en un pueblecillo de cantabria, en las fiestas del pueblo, con entrada gratuita en mitad de la plaza. que en el puto concierto que dieron hace unos años en Madrid el la sala Macumba un 19 de Noviembre que pague 20 euros estaba en 3ª fila aplastao levantando los pies del suelo y quedandome en el aire entre maromo y maromo.
    no disfrute de la musica de la misma manera. y el escenario de macumba era mil veces mejor, pues me lo pase mejor en el pueblo les tenia mas cerca podia moverme podia escuchar tranquilamente la musica sin precuparme de quien me aplastaria mas tarde.

    jota 78, aprende no a escuchar musica, sino a sentirla, a ecuchar entre notas a ver la simbologia de todo lo que esta pasando delante tuyo, revisa tus gustos musicales, y dime cuantos de ellos despues del concierto se han tomado una cervecita contigo mientras charlabais de musica, cuantos de ellos siguen apoyandose tanto en su familia que hasta su madre, su tia, sus primos, le siguen acompañando a todos y he dicho todos los conciertos.

    aprende de musica y despues hablas majete, que asi el que unicamente se esta cavando una tumba eres tu como “critico” si se te puede llamar asi, que la frontera si tiene un futuro negro y se esta cavando su propia tumba (que no es asi y lo dice y opina mucha gente), lo hará rodeado de su gente, de su familia de sus colegas de verdad, y no triste y solo detras de un ordenador criticando por criticar si base ninguna dandoselas de intelectual y de super cool como te esta pasando a ti.

    ala majete agur

    7 enero, 2009 en 1:20 pm

  5. guille

    hola muy buenas, soy uno de esos 100 que dices estuvieron en el caravan, y buscando en la red algo de la frontera, porque me dejó muy buen sabor de boca, he visto el comentario tuyo del blog.
    No hay que decir que es tu blog y que escribes lo que te da la gana, pero…. te has planteado tú dejar de escribir, o cambiar a otro registro de escritura alejado del sensacionalismo que rodea a las criticas y la prensa??(he de decir que no he leido nada más tuyo). realmente la novela puede llenar más a un escritor.
    pues eso es lo que le pasa a la frontera. es un grupo de los de antes, de los que afortunadamente tienen su hueco hecho y no tienen la presión de una marca discográfica detrás que los hostigue para vender, vender, vender. me ha parecido muy bueno lo dicho por soce sobre gente como hueco, dover y demás. ¿¿alguien les ha preguntado si les gustaba la música que tocaban en sus inicios???? alguien les ha preguntado porque se han alejado, sin mentir, del público con el que llenaban conciertos???
    entonces…. para que cambiar? para que dejar de hacer lo que te gusta y en compañia de la gente que disfruta viendo como tocas pobre tahur??
    Puede que fuesen familiares, amigos y demás, pero piensa si a ti te gustaria que a tu concierto poco más publicitado que en facebook y la página de la sala, fuesen esas personas a las que se lo debes todo, tu madre, tu tia(eran las dos “abuelas” que no pararon de gritar, cantar y bailar en todo el concierto) tus amigos, los que acudan como premio a todo lo que han sufrido y disfrutado contigo.
    creo que te has encontrado con un hueso duro de roer, has caido en tópicos y me imagino que no te has parado a pensar que este articulo tuyo tuviera tantos comentarios de gente tan variopinta como somos los que escribimos. yo mismamente, tengo 24 años, por lo que era muuuuuyyy pequeño en la época de explendor de este grupo, y ahora, es precismente, cuando más gusto le estoy cogiendo a este registro, esta voz y en general este sonido tan auténtico.
    muchas gracias y espero que vuelvas por algun concierto para ver si es verdad todo lo que opinas.

    13 enero, 2009 en 2:11 am

  6. Jota78

    Si Nico ha escuchado unas maquetas de Javier Andreu nunca publicadas, Soce se toma cervecitas con los músicos después del concierto y Guille conoce a la madre y la tía del cantante, ¿es desafortunado mi comentario de que la mitad de los presentes eran amigos o parientes? Entiendo que os toca de cerca, pero el hecho es que La Frontera no tiene muchos fans en la actualidad. La prueba es que el último mensaje del foro de la página oficial (www.lafronteraweb.com) es de mayo de 2008, y el penúltimo, de mayo de 2007. No parece que haya un movimiento de interés por el grupo, y en mi crónica (bastante justa, creo) reflejo eso.

    Seguiré el consejo de Guille y volveré a ver a La Frontera en vivo cuando tenga ocasión (de los que, de todas formas, ya he hablado bien). Reconozco, no obstante, que ya quisieran grupos de mucho más éxito tener semejante apoyo de sus allegados.

    Un saludo.

    14 enero, 2009 en 3:29 pm

  7. guille

    Jajajaja, eso es mirar hacia otro lado??? de todo lo que se ha dicho en los post…. eso es con lo que te quedas??? jajaja, no puedo hacer otra cosa que reirme…. como dije en mi post…. cada uno hace en su foro lo que le viene bien, no??? jajajaja.

    ale!!! a seguir escribiendo!!! y destripando tambien de paso!! y como te quedas con frases sueltas de posts…. a ver si te quedas con la última que escribo…. relee los mensajes a ver si sacas algo más en claro!! jejejeje

    19 enero, 2009 en 5:33 pm

  8. Nico

    No hace falta ser el primo de un cantante para escuchar sus maquetas, Jota. De la misma manera que, en un concierto en una sala pequeña, tampoco es imposible tomarse unas copas con los miembros de un grupo, si sabes esperar el momento oportuno.

    Lo cierto es que creo que te has obcecado en una opinión formada desde antes, y de la que no te quieres mover. Ciertamente sí había familiares de Javier en la sala, pero Caravan tiene un aforo de unas 120 personas, y familiares, contados, te digo que había 9.

    Respecto a la web, te puedo decir que Javier no es muy amigo de las nuevas tecnologías. El concierto, ciertamente, no fue anunciado con timbales y fuegos artificiales. Y es que, cuando quieres que te escuchen los que DE VERDAD te siguen, y no los que dicen “ah, pues vamos a verlos, que no tengo nada mejor que hacer”, no vas promocionándote como una furcia.

    Te puedo decir que en el concierto de Caravan todos cantamos y disfrutamos como si hubiéramos estado en el mítico concierto de la EXPO de Sevilla, cuando La Frontera, en pleno apogeo, tocó frente a miles de personas. Lo mejor de todo, una versión INÉDITA del gran éxito Pobre tahúr. no sé si has escuchado las dos versiones que existen de esta canción, una muy movida y otra más estilo jazz, que se tocó en el Concierto básico. En el concierto de Caravan lograron que la sala se viniera abajo cuando, después de empezar la canción y terminar el primer estribillo en versión jazz, comenzaron desde el principio con la versión movida. Eso, querido JOTA, es INOLVIDABLE.

    Pero vamos, que creo que mejor que todo esto es que antes de escribir nada, acudas a los conciertos, y escribas después, con información de primera mano. Soy periodista y de esto sé un poco, porque opinar de lo que otros dicen que fue un evento no es ser riguroso, y para cometer fallos, mejor nos callamos.

    un saludo

    19 enero, 2009 en 7:35 pm

  9. soce

    de todos modos si contestas concretamente a alguien aprende a leer lo que ponen para poder dar una contestacion yo no he dicho que se tomasen una cerveza conmigo yo te pregunte que cuantos grupos conoces que despues de tocar se bajen a tomar una cervecita contigo, que si se le en todo el contexto, quiere decir, que cuantos grupos conoces que despues de tocar se mueven entre el publico se mezlan entre ellos y no se quedan encerraos en el puto camerino comentando lo dioses que son.
    yo ya no voy a escribir mas en este blog porque no me parece coerente las conversaciones que se estan teniendo, lo digo porque en resumen, es su musica, es su grupo, es su vida, es su pasion, y hacen lo que les sale de la punta de la polla, ya que por eso estan tocando, si para tii es estar en declive por tocar en un sitio pequeño delante de poca gente, pues bueno es tu opinion, pero si ellos lo pasan bien tocando y lo pocos que asistimos disfrutamos igual o mas que ellos escuchando, el resto no importa, eso es lo bonito de la musica, que si te enamoras a ti mismo tocando y enamoras a una sola persona de las que te escucha con tu estilo todo ha merecido la pena.
    asi que con esto me despido y si pienas eso y lo muestras con tan poco argumento, no merece la pena seuguir dialogando, piensalo, a poco que has escrito ya te estan contradiciendo asi que majete aaaaaaaaaaaaaaagur

    19 enero, 2009 en 11:51 pm

  10. Merche74

    Querido Jota78:

    Leo tu crítica y no sé por donde empezar, porque aunque sea brevemente, no quiero dejar de manifestar mi desacuerdo contigo en varios puntos.

    Antes de nada, me presento: Tengo 34 años. No soy pija, no voy trajeada, ni soy familiar de Andreu ni de ninguno de sus músicos. Y estuve en el concierto de Caravan. (¡¡si!!)

    Primero, me llega al alma que ataques a la sala Caravan. ¿Mediocre, oportunista…?? Por favooooor… Perdóname, no estoy de acuerdo. En mi opinión es loable que ésta sea una de las pocas salas que continúan apostando por la música en directo, en la que además, siempre puedes escuchar buena música en español, los clásicos de siempre, Ronaldos, Loquillo o Rebeldes, pero donde también te puedes deleitar con Quique o Pereza, entre otros… y sin recurrir al reguetton.
    Tiene además, la ventaja añadida de que te permite vivir un concierto de la forma más cercana, más directa y tan especial (permiteme que me deleite más con la música que con las camareras).

    Con respecto al concierto, a mí también me resultó curioso ver tanta variedad intergeneracional entre el público. Si lo hace Springsteen, es que un genio. Si lo hace la Frontera, ¿¿es porque solo son sus familiares?? No no no. Algo más tiene que haber. Y es que la Frontera te engancha, te emociona y te hace sentir vivo/a.

    Creo que mi primer recuerdo de la Frontera viaja en el tiempo en una bola de Cristal, bajo el Cielo del Sur. Gracias a este programa mi generación creció saludablemente, conociendo la buena música y sabiendo que, afortunadamente, no todo era un “eterno entrechocar de jarras de cerveza y reyertas a puñetazos en tabernas” .

    Mi primer concierto se remonta al año 90 (Fiestas de San Isidro, junto a la Granja, entrada convenientemente enmarcada para el recuerdo, es lo que tenemos los nostálgicos). Desde entonces he sido fiel a su música y a sus directos. Disfruté muchisímo en Caravan, con intermedio incluido, y no paré de bailar. Jota78, ¿tú no hiciste lo mismo?… Me queda la duda…

    Creo que, como dicen por ahí arriba, lo bueno de una banda es que tenga su identidad y sea fiel a ella. Si la Frontera gusta, es porque suena a la Frontera, ¿Qué tiene de malo? Conserva su identidad y no se vende al mejor postor. Pocas bandas pueden decir lo mismo.

    Cierto es que espero con ilusión próximos trabajos y me sonrojo al confesar que aún no he escuchado a Javier Andreu en solitario (asignatura pendiente, mea culpa). .. Pero cada vez que escucho “Tren de Medianoche” o “Quién rompió el hechizo” se me pone la piel de gallina… Y no necesito más.

    Gracias y Saludos fronterizos.

    20 enero, 2009 en 12:31 am

  11. Merche74

    Ah! que me quedó por decir que yo soy parte de ese público que según tú escasea… ¡¡así que no me entierres por favor!! Me quedan muchos conciertos aún por vivir y disfrutar.

    Gracias!

    20 enero, 2009 en 5:31 pm

  12. jotaminuscula

    Yo no soy fan de la Frontera pero he escuchado todos sus discos. Por el mismo precio tambien he escuchado el Libro de Cuentos. Y estuve en el concierto del Caravan, así que, a falta de que publique un post Tony Marmota ya habremos hablado la mayoría de los que fuimos.

    1. Estoy de acuerdo en que decir que la gente coreó las canciones del intermedio más que las del concierto es más que exagerar un poco por tu parte.

    2. Tampoco hay que descargarse las maquetas inéditas para apreciar que La Frontera se salió hace tiempo del rollo del western (justo ese tiempo que ha pasado desde que tocaban en grandes recintos hasta ahora que lo hacen en salas como Caravan )

    3. Por esa misma razón no me da la sensación de que La Frontera esté precisamente en este punto porque sea lo que quieren. Han intentado cambiar de estilo, han evolucionado, han intentado vender discos y no lo han conseguido. Eso es así. Y, de paso, han perdido público en el camino.

    4. No sé de dónde os sacáis que La Frontera no quiere vender discos, ni que no quiere sonar en los 40 principales cuando es lo que han hecho toda la vida. Vamos, que “No vuelvas sin ella” no es precisamente un ejemplo de aislamiento mediático (¿os habéis olvidado que era una campaña para Pepsi?)

    5. Para ser periodista y saber de esto, Nico, no eres muy riguroso. ¿Insinuas que Jota78 no estuvo en el concierto? ¿Lo dices abiertamente? ¿Te lo ha contado Maria Patiño?

    6. Estoy de acuerdo en que la sala Caravan tiene un aire oportunista. Lo has clavado con el detalle de los carteles bajados de internet de forma indiscriminada: un buen puñado de tópicos que se convierte en una involuntaria declaracion de intenciones.

    y 7. Lo repito por si no ha quedado claro: no sé de dónde os sacáis que La Frontera no quiere vender discos. O que no quiere llenar salas de conciertos. O que sólo quiere que a sus conciertos vayan los más fieles. O los más listos. O los más tarados.

    21 enero, 2009 en 4:39 pm

  13. Nico

    Voy a replicar en forma de puntos, que me ha gustado el rollo de jota minúscula:

    1. Bien, rectificar es de sabios. Si he dicho que Jota78 no estuvo en el concierto es por las incorrecciones que he visto en sus comentarios. Releyendo el post original veo que el autor habla en primera persona del plural, lo cual me hace sospechar que sí que estuvo en el concierto. Así que rectifico lo dicho hasta ahora, y paso de decir que Jota78 no estuvo en el concierto a decir que tal vez estaba más pendiente de babear por las camareras que del concierto.

    2. Lo de ser riguroso, queda rectificado. Lo que sí que digo abiertamente es que esa Patiño y cía no son periodistas CON MAYÚSCULA. Son esas personas que se dicen periodistas sin serlo realmente. De esos que, un buen día dijeron, “voy a estudiar periodismo”, sin tener vocación alguna. Pero este es otro tema

    3. No creo que La Frontera se saliera de su estilo western, lo cual no es PARA NADA incompatuible con una campaña publicitaria. De hecho, si escuchas la citada “No vuelvas sin ella”, verás que toda la canción está tocada con un fondo de banjo, instrumento presente en éxitos tan westerns como “Cielo del Sur” o “Tren de Medianoche”.

    4. De aquello de que La Frontera no quiere vender discos, creo que también lo hemos exagerado. Obviamente sí que se quieren vender discos, pero no es una necesidad tan imperiosa. Para ilustrarlo te propongo ver el siguiente vídeo, te pongo la dirección entre paréntesis (http://www.youtube.com/watch?v=x3IaFSpCoFA). En ella verás que dice que realmente no quieren vender discos a machete, que la diferencia de ir de 40.000 a 80.000 les da igual, porque los realmente beneficiados (o perjudicados) son las discográficas. (¿Esto te parece riguroso?)

    5. No he entrado en el debate de que la Caravan tiene aire oportunista, ni entraré, aunque debo decir que quienes echamos de menos los 80′ (y eso que yo soy de los 90′) agradecemos ese aire oportunista, esa música que ponen, etc. de ahí que se cantaran las canciones pinchadas en el intermedio. Es todo un movimiento, un sentimiento, un gusto musical. No por ser fan de un grupo queda prohibido cantar las canciones de otros, ¿no?

    21 enero, 2009 en 6:03 pm

    • Chamusquina

      Eres un puto maleducado

      7 noviembre, 2009 en 7:23 pm

  14. Pingback: La Fuga (Palacio de deportes, Madrid, 29/05/09) « Si la tocas otra vez…

  15. Pingback: Loquillo (Parque de Aluche, Madrid, 29/05/10) « Si la tocas otra vez…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s