Un diario de conciertos

Bruce y los demás

El siguiente texto fue escrito en noviembre de 2006, justo después de terminar la gira de la Seeger Sessions Band en España:

Un reciente artículo de La Vanguardia comenzaba con esta frase: En Barcelona, las estrellas de rock se dividen en dos grupos: Bruce Springsteen y el resto. No podría estar más de acuerdo. En el momento de escribir estas líneas, soy un varón adulto de veintiocho años con un nivel cultural aceptable y todas las necesidades básicas (afecto, trabajo) cubiertas. Es decir, no encajo en el perfil del fan histérico que sufre una idolatría insana por un famoso. Sin embargo, lo que siento por Bruce y su música se parece mucho a eso.          

Lo más patético es que esta admiración ciega es razonablemente tardía. No es que acabe de descubrir a Bruce; de hecho, me compré su primer disco a los catorce años. Quizá la llama no prendió entonces porque aquel elepé era el mediocre Human touch: de haber sido Born to run o Darkness on the edge of town, otro gallo hubiera cantado. En casa había un vinilo de Tunnel of love que nunca me interesó lo suficiente porque, sinceramente, en la adolescencia no te atraen los discos conceptuales sobre el divorcio y la pitopausia; y la caja de una cinta extraviada de The river. Otra buena jugarreta del destino fue cuando convencí a mi madre para comprar el cassette del Unplugged de 1993 en una gasolinera y, al continuar viaje, descubrimos que en la cinta en cuestión había una grabación de Paloma San Basilio. El caso es que, por diversas razones, me planté en la veintena sin ser un fanático de Bruce Springsteen. En 2001, mi madre me regaló Live in New York City y eso empezó a cambiar. Compré los elepés que me faltaban, los DVDs en directo, las biografías, los discos piratas… Y me obsesioné.

Como todos los fans saben, la verdadera grandeza de Bruce está en el directo. Así que también subsané esa carencia. Mi primer concierto fue el ya mítico del Palau Sant Jordi del 16 de octubre de 2002, inmortalizado en el DVD Live in Barcelona. Al año siguiente, lo vi dos veces más con la E Street Band, de nuevo en Barcelona y en Madrid. En 2005, volé de Mallorca a Barcelona para ver su concierto en solitario, hacer noche en la Ciudad Condal y volver a primera hora de la mañana a la isla, donde estaba trabajando en una película. Y en 2006 viajé a París, Badalona, Madrid, Valencia y Barcelona para verlo en directo con la Seeger Sessions Band (Nota: a estos conciertos hay que sumar ya los de Madrid y París 2007, ambos con la E Street Band). En resumidas cuentas, recuperé el tiempo perdido.

¿Qué hace tan bueno a Bruce Springsteen? Cuesta explicarlo. Quizá sea el único artista “completo” que ha habido nunca. Existen grandes letristas, soberbios compositores, magníficos cantantes y geniales intérpretes sobre el escenario; pero muy pocos que lo aglutinen todo. Bruce lo hace. Sus palabras cuentan una historia y conmueven como la buena literatura; su música dibuja el paisaje de fondo de esa historia y te transporta a lugares que ni siquiera sabías que existían; su voz se convierte en el actor de la obra y hace que las letras parezcan creíbles, reales, confesionales; y su arrojo al interpretarlas sobre el escenario magnetiza las miradas de los espectadores, borrando al instante todo lo que le rodea, proyectando un foco invisible sobre él.

Hay otra cosa que distingue a Bruce Springsteen del resto de los artistas de este mundo. En su caso, su grandeza no se mide por lo enormes que son sus grandes éxitos (Thunder road, Badlands, Hungry heart), sino por el altísimo nivel al que rayan todas sus canciones que no lo son. Muchos músicos matarían por tener un “fondo de armario” como ése. La lista es interminable: For you, Spirit in the night, Factory, Prove it all night, Out in the street, Point blank, Drive all night, Highway patrolman, Fire, I´m going down, One step up, Walk like a man, I wish I were blind, If I should fall behind, Back in your arms, Blood brothers, RenoNo es que crea que todo lo que hace Bruce es bueno. Ha tenido su porcentaje de cagadas, aunque nunca ha errado completamente el tiro. En ocasiones la búsqueda no le ha llevado a ninguna parte, pero el trayecto casi siempre ha merecido la pena.

Sus limitaciones como instrumentista tampoco han sido nunca un problema. Fue un guitarrista competente en los setenta, pero no llegó a desarrollar ese don y acabó por perderlo; y es un pianista bastante mediocre. Pero, ¿quién necesita saber tocar cuando está rodeado de tanto talento? El saxo de Clarence Clemons, los teclados de Roy Bittan o la guitarra de Nils Lofgren hablan por él; o más bien, aúllan. Y siempre le queda la armónica para poner los puntos sobre las íes…          

Hay mucha gente que cree que conoce la obra de Bruce Springsteen, y en realidad no es así. Se ponen en evidencia a sí mismos despreciándolo por “demasiado americano”, cuando en realidad su música es universal. No hay ninguna ambigüedad en la letra de Born in the USA, no es una carta de amor incondicional  a la América profunda como pueda serlo Sweet home Alabama. Sólo hay que saber escuchar.

Jota78

PARA DESCUBRIR A BRUCE SPRINGSTEEN

El recopilatorio The essential Bruce Springsteen (2003) le hará un buen servicio si lo que quiere es un repaso por los “greatest hits” de la carrera de Bruce. Los más exhaustivos deberán cubrir cronológicamente el período de nueve años que comienza en Born to run (1975) y termina en Born in the USA (1984): una década de discos imprescindibles. Por último, si quiere hacerse una idea de la explosión atómica que es un directo de la E Street Band, recurra al doble CD Live in New York (2001, año de publicación) por su excelente sonido y al DVD Live in Barcelona (2003, año de publicación) por la electrizante conexión entre público y artistas, digna de ver en imágenes.

Esto, y que te venga Dios a ver, lo mismito:

Anuncios

3 comentarios

  1. ana

    Joder, como me gusta cuando escribes de bruce… y eso que de fan no tengo mucho
    jeje

    5 enero, 2008 en 6:04 pm

  2. pi

    Después de ojear esto, gratamente sorprendida por el exquisito homenaje que brindas a Bruce, tengo que decir: “Este blog y los demás”.
    Recuerda que hubo apretón de manos, es responsabilidad tuya poner fecha y requisitos de asistencia para el 2º cine forum.
    Un placer

    17 enero, 2008 en 10:56 am

  3. Pingback: Bruce Springsteen & The E Street Band (Emirates Stadium, Londres, 30 y 31/05/08) « Si la tocas otra vez…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s